Friday, Nov 24th

Last update12:20:08

Font Size

Screen

Direction

Menu Style

Cpanel

Guía de Material de Acampada

by j.s.t

Con esta pequeña Guía comenzamos  una serie de artículos prácticos sobe cosas esenciales que a veces nos pasan desapercibidas. No nos olvidamos de aquéllos que acaban de empezar su andadura scout y estén un poco perdidos  y requieran unos consejos básicos sobre el material de acampada. La experiencia de muchos años de actividades nos ha dado ciertas pautas para asesorar sobre que el material sea lo más ADECUADO posible y nos permita al 100% disfrutar de nuestra aventura scout. Sobre todo habrá que tenerlo en cuenta cuando vayamos a utilizar el material para andar.

Antes de comprar nada -sobre todo si es nuestra primera acampada o campamento-  lo mejor es.

1-      pregunta a tus Scouters e infórmate sobre tus necesidades reales, el tipo de actividades que tienen pensadas para ti y la idoneidad de lo que tienes pensado comprar; evitarás gastos innecesarios y comprarás aquello más adaptado a lo que vas a hacer

2-      mira si alguien que conozcas te puede dejar cosas para acampar: el macuto, el saco de dormir, la esterilla, la cantimplora…

 

Es importante que, dentro de tus posibilidades económicas, escojas las opciones de mejor calidad. Piensa que te acompañaran mucho tiempo y que te harán más divertida, fácil y llevadera la actividad.

 

A veces, ¡¡por muy poco dinero más puedes escoger material más duradero e idóneo!!!

CALIDAD:

En principio no vas a necesitar ropa técnica pero hoy en día son muy asequibles (al contrario que hace 30 años por ejemplo) las prendas transpirables e impermeables, dotadas con lo que conocemos cómo "membranas". Gore-Tex y similares son membranas que aseguran que el material es impermeable y transpirable. Lo pueden llevar botas, pantalones, chaquetas impermeables... para el uso que le damos en los scout no es imprescindible que el material lleve este tipo de membranas, y  sólo las botas puede merecer la pena comprarlas con membrana si entra dentro de nuestro presupuesto.

Debes aprender a cuidarla para lo cual te daremos unos consejos muy fáciles de llevar adelante. Recuerda que es una inversión y que se hace un esfuerzo económico por proporcionártela.

Observarás que buena parte de la ropa de montaña está hecha en colores vivos. Descubrirás pronto por qué.  En principio opta por esos colores ya que no  necesitamos  camuflarnos como los soldados o los cazadores y siempre respetando las líneas sobre uniformidad que se definan en el Grupo

CALZADO

De nuevo entramos en un terreno muy personal. En principio el calzado ideal para la montaña es la bota aunque ahora existen modalidades de zapatillas especializadas ideadas para ella. Nosotros recomendamos las botas de montaña, son más versátiles, duraderas y prácticas para cualquier época del año.

Las botas pueden ser de tres tipos: rígidas, semirrígidas y flexibles. También existen botas para las diferentes temporadas del año pero no son imprescindibles para ti. Lo ideal para una actividad inicial como la tuya es una bota semirígida aunque el principio que comentábamos para la ropa sirve aún más para el calzado: comodidad. Serán muchas horas sobre ellas y a veces varios días: las valorarás casi como a un amigo. No solo te permitirán desplazarte sino que incluso tu seguridad puede depender de ellas. Una vez más te recordamos que lo mejor es que analices tus características: todos los pies son distintos y como te enseñaremos cada uno de nosotros pisamos de manera diferente y muy personal;  no te dejes llevar por modas ni por el impacto de las marcas. De nuevo es imprescindible que consultes a tus scouters. Y recuerda: a veces por muy poco más o incluso por menos dinero puedes conseguir una bota más adecuada con los mismos principios que hablábamos para la ropa: flexibilidad, impermeabilidad y transpirabilidad ("las membranas").

Aquí es más importante si cabe la importancia del cuidado. Le dedicaremos el tiempo necesario. Cuando el pie deje de crecerte y elijas las botas correctamente  puedes conservarlas, si las cuidas adecuadamente, ¡¡¡decenas de años!!!

Sobre la talla de la bota, varios trucos: cuando la calces para probártela intenta

  1. que la punta del dedo mayor del pie no  roce con la pared de la  bota
  2. que puedas encoger doblando hacia dentro los dedos de los pies; si lo consigues
  3. que no te roce en el talón

4. También es importantísimo que las botas estén domadas: que antes de llevarlas de acampada las hayamos usado varias veces, tanto si son nuevas como si nos las han prestado para que las botas se adapten a nuestra forma de pisar. Si no lo hacemos nuestros pies se convertirán en dos hermosos tomates. Si las botas son prestadas habrá que usarlas más veces aún.

Pero piensa que el pie es de las pocas partes del cuerpo que no paran de crecer (a distintas velocidades por supuesto) a lo largo de la vida de un ser humano y que más cambian y sufren con el tiempo (se ensanchan, deforman…)

Por eso es esencial que a la calidad de las botas que elijas tengas siempre una buena higiene de ellos y que los revises ante de salir de acampada con especial atención al corte de las uñas.

MEDIAS Y CALCETINES

Tan importante como las  botas pueden llegar a ser las medias y calcetines. Cómo  principio general retomamos un concepto muy antiguo y tradicional que hoy en día se ha comprobado científicamente: la teoría de las capas, que sirve también para el resto de la ropa. Para los pies por lo tanto, incluso en verano, recomendamos que  utilices un calcetín finito como primera capa absorbente y aislante, y que encima te pongas una media que te asegure confort, amortiguación y protección ante roces y frcciones. Lo esencial: que ambas capas vayan muy estiraditas para evitar las temidas y consabidas ampollas e incomodidades.

Para medias y calcetines retomamos el consejo de la ropa en general: adaptabilidad, transpiración y aislamiento y la diversidad de precios y calidades. También existen membranas para esta parte del vestuario (los coolmax en verano y thermax para el invierno)

También debes valorar su composición aunque hoy en día los tejidos sintéticos garantizan la misma calidad o mejor  que los naturales.

Si es muy importante que pienses en que se deformen lo menos posible

Es muy personal si escoges una media de caña alta (mejor en invierno) o más baja (verano).

Hablaremos de todo ello con más detenimiento.

¿DÓNDE COMPRAR EL MATERIAL?

Existen muchas marcas y tiendas. Consulta con tus monitores antes de hacer una adquisición.

Como norma general los precios más ajustados están en grandes superficies especializadas en material de deporte (Decathlon por ejemplo) y las calidades que puedes encontrar allí son de todo tipo, pero está bien pasarse también por alguna tienda de montaña que sepamos que es barata porque es fácil encontrar algunas cosas al mismo precio pero de mejor calidad, o que nos asesoren mejor a la hora de comprar.

MATERIAL DE ACAMPADA QUE UTILIZAMOS EN LOS SCOUT:

-El macuto:

Un macuto es en realidad un pequeño contenedor y por lo tanto su tamaño se mide en volumen (es decir litros). A veces encontramos macutos muy aparatosos que, sin embargo, tienen poca capacidad final.

Dedicaremos  más capítulos y fichas a los macutos pero esencialmente te diremos que hay 3 tipos básicos de mochilas:

  1. viaje: suelen ser más anchas y tienen numerosos bolsillos; no suelen ser muy ergonómicas y tienden a ser aparatosas y difíciles de portar y colocar
  2. expedición: son los macutos montañeros por excelencia; su diseño es esencialmente cilíndrico (más ergonómico) y tienen accesibilidad a los compartimentos por varios espacios
  3. de asalto: son pequeñas, dinámicas, ligeras y muy útiles, para pequeñas rutas diurnas sin hacer noche y paseos en general son las más adecuadas.

Para los macutos también hay todo un repertorio de gamas técnicas y membranas que ahora no  vas a necesitar.

Cuando vayamos a andar con el macuto a cuestas (a pesar de que nunca llevaremos mucho peso en él), lo más importante es que estemos cómodos con él: que se pueda ajustar bien a nuestro tamaño, que tenga correas para repartir el peso entre espalda, cintura y tórax, y que no sea demasiado grande para nosotros. En líneas generales diremos  que para las Unidades más pequeñas que no hacen campamentos volantes  no  deben exceder  los 45 litros en ningún caso.

De cualquier forma, tan esencial como el tamaño y volumen es el conocimiento en la preparación del macuto ya que a veces se desperdicia o mal utiliza espacio repercutiendo además en la  comodidad de su traslado. Merece un capítulo aparte que pronto abordaremos.

A parte de esto, está bien que el macuto tenga algún bolsillo para guardar cosas pequeñas o importantes, y que tenga una capa impermeable por si se nos pone a llover en una ruta (las capas impermeables se pueden comprar a parte si el macuto no la lleva incorporada, y no nos hará falta en acampadas o campamentos en lo que no usemos el macuto para andar).

-El saco de dormir:

La capacidad de aislamiento y la temperatura de confort en un saco de dormir dependen de tres características fundamentales:

  1. Calidad de las materias primas empleadas en su fabricación. la más importante es el relleno siendo mejor aquél que sea capaz de retener más calor .Existen rellenos de plumón y de fibra poliéster .El primero, si es de alto porcentaje en plumón (90% plumón, 10% pluma) y elevado gramaje, posee un mayor rendimiento calorífico pero escasa esperanza de vida; mientras que la fibra poliéster tiene un escaso mantenimiento y larga vida.
  2. Estructura o diseño del saco. Si el saco esté estructurado de acuerdo con el perfil standard de las personas (tipo momia), el saco aislará mejor y si éste posee tabiques laterales repartir uniformemente el aire caliente alrededor del usuario
  3. Tamaño y metabolismo de la persona que lo utiliza; por eso el mismo saco a veces es cálido para unas personas o frío  para otras. El cuerpo humano es un generador de calor a una temperatura constante de 36º ± 1º .Una persona menuda ocupará menos volumen dentro del saco y por tanto habrá un mayor volumen de aire a calentar.Una persona de complexión mediana/grande ocupará un mayor volumen dentro del saco y por tanto al no quedar un excesivo volumen de aire éste alcanzará mayor temperatura. Una persona de complexión muy grande dejará escaso volumen de aire para calentar por lo que no conseguirá tampoco calentarlo antes de que éste se haya escapado al exterior.
  4. Temperatura.El aire caliente que generemos desde nuestro cuerpo se renueva por el aire frío más denso que el anterior.La estructura del saco y el tamaño de la persona condicionarán la velocidad de calentamiento y fuga en un proceso de convección continuo. Ya lo explicaremos en otra ficha.

Observarás que los sacos llevan unos códigos internacionales sobre las temperaturas para los que están pensados. No son muy complicados y aunque les dedicaremos más tiempo te los colocamos aquí:  la “temperatura de confort” (teóricamente la idónea para estar a gusto dentro de nuestro saco), y las “temperaturas extremas” (las temperaturas máximas y mínimas en las que nuestro saco dejará de hacer su función

T4 Máxima Es la temperatura más alta donde un hombre de complexión STANDARD parcialmente destapado no tiene sensación de calor excesivo y por tanto no suda.

T1 Confort Es la temperatura más baja en la que una mujer de complexión STANDARD y un hombre de complexión MENUDA, en posición relax sobre la espalda no tiene sensación de frío.

T2 Límite Es la temperatura más baja en la que un hombre de complexión STANDARD en posición encogido no tiene sensación de frío

T3 Extrema Es la temperatura más baja en la que una mujerde complexión STANDARD y un hombre de complexión MENUDA, corre el riesgo de sufrir HIPOTERMIA.

La clave en un saco de dormir es que abrigue lo necesario para nuestras actividades

La práctica nos dice que las temperaturas que marcan los sacos suelen ser mucho más bajas de lo que en realidad dan de sí, y también hay que tener en cuenta que si nos estamos cociendo de calor dentro del saco será tan fácil como abrir la cremallera.

En  personas habituadas a la montaña también se sigue la teoría de las capas para los sacos. Por eso a veces es muy útil hacerse con una funda de vivac. No es imprescindible pero tampoco es excesivamente cara, son ligeras y muy útiles para regular tu temperatura.

-Plato, poto y cubiertos:

lo ideal es que sean de metal (no se rompen y aguantan el calor) y que plato y vaso tengan asas, pues es fácil que tengamos que llevar de un sitio a otro el plato con comida o el vaso con la leche calientes.

Hasta aquí estas pequeñas pautas. En general podríamos decir que lo más importante en lo que nos llevamos a una acampada (también la ropa) es que estemos cómodos, y así que podamos saltar, correr, jugar y hacer todas las cosas que hacemos en los scout.

Buena Caza

Equipo Técnico y de Formación del 217 Matterhorn
Agradecimiento a Javier Villarejo por su colaboración
Seguimos acampando,
Seguimos Avanzando...
Modificado el Domingo 04 de Noviembre de 2012 16:55
Ingresa a tu cuenta para dejar comentarios
-->


soyscout2.gif

bichosraros.gif

ser_scout2.png

youtube-matterhorn.jpg

PROYECTO MOSOQ

peru.jpg